European Wildlife Photographer of the Year



k5_-Ice_Chaos_Under_the_Mountain

 

Nunca ha habido más y mejores oportunidades para realizar fotografía de paisaje. Nunca ha sido más fácil acceder a lugares remotos, jamás ha sido tan sencillo conseguir imágenes técnicamente perfectas. Cuando compré mi primera cámara, una Minolta X-300, aún en la era fílmica, solo había un manual de fotografía disponible en las estanterías de las librerías, o al menos era solo uno el que se podía conseguir con cierta facilidad. Hoy en día se cuentan por cientos. Los hay sobre composición, fotografía nocturna, exposición,… Todo eso sin contar los consejos que podemos encontrar en la red y en las revistas: los 10 mejores trucos para realizar buenas fotografías, las tres reglas básicas para conseguir imágenes perfectas, ¿quieres conseguir imágenes impactantes?. Tenemos prisa, mucha prisa por conseguir el “éxito” y para ello buscamos atajos. Rápido, siempre más rápido,… no hay tiempo que perder. Este es el signo de nuestros tiempos, el ritmo que marca nuestra vida y que acompasa nuestras acciones.

Sin duda la formación y las reglas aprendidas en cursos y manuales son algo que nos puede ayudar a mejorar y además a hacerlo con mayor rapidez. Pero no nos engañemos, no hay atajos. El resultado de que todo el mundo lea los mismos recetarios y siga las mismas consignas, es que todas las imágenes se parecen. Los mismos clichés repetidos hasta el infinito. Los prejuicios se contagian con mayor facilidad que un virus y los gurús transmiten lo que ellos consideran sus claves maestras, pero también sus limitaciones. Yo mismo he caído en la tentación y he impartido algún curso y alguna conferencia, aunque espero que nadie me haya tomado demasiado en serio y que en todo caso ayude a inspirar a los que me oyeron.

“Simplifica tus composiciones”, nos aleccionan muchas guías. Sin embargo yo creo que la frase completa podría ser “Simplifica tus composiciones para mentes simples”. ¿Que habría sido del barroco si Bach hubiera seguido esa norma? ¿Nos habríamos cargado una de las corrientes artísticas más importantes de la historia de occidente? Las normas están para romperlas. Una imagen puede ser tan compleja y tener tantos elementos como su autor sea capaz de armonizar. Sino que se lo digan a Mozart ¿A cuantas voces podía llegar a componer el genio? Que nadie se enface, solo es un ejemplo y probablemente el equivocado sea yo.

Cuando me planteé esta imagen, en uno de los lugares más fotografiados de Canadá, sabía que quería hacer algo diferente. No me conformé con un atardecer explosivo, que también tuve la suerte de poder contemplar. Merodeé durante varios días sobre este lago helado, observando y esperando y la mayor parte de las veces fracasando. Una de las tardes, después de que el sol se pusiera, cuando ya se habrían las puertas de la noche, me encontré con estas placas de hielo rotas en un bello caos azul. Detrás, veía como a lo lejos las montañas se iban quedando en la sombra, rodeadas por una halo de luz agónica, filtrada por un azul de melancolía.

Evité la composición clásica con gran angular de primer plano y fondo. Utilicé un gran angular, pero como si fuera un teleobjetivo, comprimiendo la perspectiva, utilizando los diferentes planos de azul, las líneas y las texturas y explotando una de las características que definen a la fotografía, convertir tres dimensiones en un único plano.

¿Que pasará si se rompe el hielo? ¿Que habrá ahí debajo, tras ese negro azabache? Todo nos dirige hacia la lejana montaña que emerge rompiendo el hielo, allá en el horizonte. ¿Conseguiremos llegar antes de que se haga de noche?… A cada uno le inspirará una pregunta diferente. De eso se trata. Mi intención no es que guste, sino que provoque.

En fin, insisto en que creo que no hay atajos, cada uno debe buscar aquello que le emociona. Eso si que es genuino. Da igual que les guste a los demás, lo importante es que le haga vibrar a uno mismo. El mundo está lleno de imágenes perfectas que no dicen nada. Prefiero la imperfección que me emociona a la imperfección que me deja frío. Ojalá hubiera más y mejores libros de fotografía que buenos manuales.

Para los interesados en los datos, esta imagen ha recibido una mención de honor entre las 17000 imágenes que han valorado en el European Wildlife Photographer of the Year del 2015, probablemente el certamen de ámbito exclusivamente europeo de mayor prestigio y con mayor impacto mediático, por la cantidad de exposiciones que organiza a lo largo y ancho del continente. Y quizás es al mismo tiempo uno de los más vanguardistas porque no se conforma con fotografías técnicamente perfectas, sino que busca imágenes perfectamente diferentes… con un gran componente gráfico y que más que mostrar, insinúen.

_DSC6318-66

Esta entrada fue publicada en Opinión, Premios y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a European Wildlife Photographer of the Year

  1. Enhorabuena Luis, por esa mención de honor en el concurso mas prestigioso de fotografía de naturaleza.
    Tienes un excelente trabajo fotográfico.

    Un saludo
    Raimon.

  2. Alfonso Sastre dijo:

    Luis estoy encantado de haberte encontrado en este blog. Que grandes imágenes tienes!!! Eres un maestro de la fotografía, también, jajajajaja. Para un aficionadillo como yo una referencia, y estoy de acuerdo contigo una vez más. Gracias por compartir con nosotros tus fotos y tus puntos de vista.
    Alfonso Sastre

    • vilarino dijo:

      Alfonso, todos somos aprendices, y eso es precisamente los que nos empuja a seguir explorando nuevos caminos. Es una alegría saber de ti!! Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *