USA Southwest, a Photographic Journey

Captura-de-pantalla-2016-09-12-a-las-16.56

El Sudoeste de USA es uno de los lugares que me resultan más inspiradores. Su increíble y exótica geología, sus bastos espacios que todavía permanecen salvajes, y los fenómenos meteorológicos extremos que esculpen su orografía, lo hacen ideal para la fotografía del gran paisaje, que es la disciplina  que me apasiona.

Los que seguís mi trabajo desde hace tiempo, sabéis que es una zona a la que le llevo dedicando más de una década de constantes viajes, lo que me ha permitido conocer algunos de sus rincones más remotos y secretos. Lugares poco frecuentados por las dificultades de acceso, o porque simplemente no tienen nombre y este no consta en los archivos del omnipresente Google maps.

Pero este año ha sido diferente,… Puede ser porque me haya planteado demasiados objetivos o estos fueran excesivamente ambiciosos. O quizás porque después de todos estos años nunca había visto un tiempo tan virulento, con tormentas tan fuertes que provocaron inundaciones, con temperaturas tan extremas que convertían en un calvario cualquier caminata. Días enteros paralizados por el barro. Zonas a las que en otros viajes accedíamos sin problemas, este año parecían tan inalcanzables como la cara oculta de la Luna.

Noches enteras en soledad, fotografiando la Vía Láctea bajo un cielo colmado de infinitas estrellas, sin que ninguna luz artificial eclipsase su frágil esplendor. Pasar un miedo terrible cuando la tormenta se me echa encima y como no imagino escapatoria posible porque estoy demasiado lejos de la seguridad de mi vehículo, lo único que puedo hacer es encogerme sobre la única porción de tierra que no está anegada y esperar a que los truenos empiecen a alejarse, contando a ritmo de letanía el 1, 2, 3…  mientras observo como el agua lo va cubriendo todo. O la cara de espanto cuando al levantarme aún bajo la lluvia, veo mi mochila llena de barro, e intento limpiarla con la esperanza de que no se haya echado a perder todo el equipo fotográfico. Todos ellos intensos momentos, que van escribiendo día a día el relato de la aventura y que con el paso de los años seguro que conservaré en la memoria como un tesoro. Un botín que no se puede comprar, pero si compartir con los amigos, o evocar en los días más duros, esos que no parecen tener sentido.

Un mes entero viajando y durmiendo casi todas las noches en nuestra pequeña tienda de campaña o en el coche cuando el barro lo cubría todo y hacía inviable montar nuestro pequeño hogar portátil. Casi treinta días haciendo una vida nómada, para aprovechar la promesa de cada amanecer y no echar a perder ni una sola oportunidad.

Así que este viaje mil veces soñado nos exigió mucho más de lo que habíamos imaginado. Pero el esfuerzo mereció la pena,.. sin duda. Una experiencia que me ha obligado a forzar mis propias habilidades y conocimientos como fotógrafo y me ha permitido experimentar una vez más el espectáculo de la Naturaleza en primera persona. Algo impagable.

Pero todo esto habría sido imposible sin la serenidad de Marta, mi mujer, en los momentos más difíciles, cuando parecía que todo se nos ponía en contra. Como aquella ocasión una plaga de avispas nos impedía entrar en el coche, o aquel día que nos llevó horas recorrer doscientos metros patinando sobre una pista de barro y parecía que ya no saldríamos de allí hasta el final del monzón. No podríamos haber seguido adelante sin su espartana dureza, aguantando un día tras otro el calor, el polvo y la negación de un cómodo descanso,… renunciando a unas vacaciones de esas en las que la comida te la traen en el plato, mientras disfrutas de una buena sombra a orillas del mar. Y por supuesto a mis hijos, Aldara y Roi que desde bebés se han tenido que acostumbrar a viajar en condiciones en las que muchos adultos simplemente no aguantarían. Jamás se lo podré agradecer suficientemente.

Pero por si fuera poco, lejos de ser espectadores pasivos, mi familia se embarcó en el reto de documentar esta aventura en un vídeo que dejase un testimonio de este viaje irrepetible  que gracias a ellos puedo compartir con vosotros, resumiendo en poco más de tres minutos un mes de experiencias únicas.

Espero que lo disfrutéis tanto como yo…

 

IMG_4498_s

 

Esta entrada fue publicada en La historia detrás de la imagen y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a USA Southwest, a Photographic Journey

  1. Felipe dijo:

    Amigo Luis, si ya eras un referente en la fotografia para mi, con este trabajo … pufff, un trabajo delicado, cuidado e impoluto, que decir del video de Marta. Gracias por trasladarnos y hacernos disfrutar de rincones desconocidos. Un abrazo enorme para los dos y para los peques, que ya veo que les vais metiendo el gusanillo en el cuerpo. Felicidades.

    • vilarino dijo:

      Cuanto me alegro de que te haya gustado Felipe!!! sobre todo conociendo tu nivel de exigencia. Para mi es un placer poder compartir mis experiencias. Un abrazo muy grande para ti y para la familia!!!

  2. Gloria dijo:

    Una maravilla! Gracias por dejarnos compartir tu pasión.
    Un besazo a vosotros 4 ?

  3. Ruben Perez (fris) dijo:

    Impresionante Luis, un trabajo impecable con un gusto excepcional, felicidades a toda la familia. Pronto veremos esas fotos premiadas en algún concurso internacional…un saludo

  4. Esteve dijo:

    Buenas
    Entiendo perfectamente lo que escribes, tus vivencias y lo magnifico que la familia te siga… Solo unos pocos privilegiados lo pueden contar pues el esfuerzo y la falta de comodidad echan para atrás a muchos… Felicidades! Y gracias por compartir esos momentos.

    • vilarino dijo:

      Tener este tipo de experiencias ya es un privilegio, como bien dices Esteve, pero si es en compañía de la familia se convierte en un sueño. Gracias a ti por tus palabras.

  5. Realmente impresionado por la calidad del video … los planos son espectaculares … e imagino que las imágenes que debiste traer no le irán a la zaga. Mi (humilde) felicitación por buscar nuevos horizontes (deconocidos para la inmensa mayoría), por mostrarlos como son (sin aditivos ni colorantes) y por tener un par y hacerte acompañar por la familia, y en particular, esos chavales, para los que será un recuerdo imborrable.
    Saludos

    • vilarino dijo:

      Me alegro mucho de que te haya gustado el vídeo Juan Carlos!!! El 90% de mis viajes son con la familia. Simplemente son la mejor compañía que me puedo imaginar, aunque espero que mis hijos no terminen odiándome cuando sean mas mayores por la dureza de estos viajes 😉 Respecto a la calidad de las imágenes del viaje,… ya veremos en que se queda todo el trabajo. Los criterios de selección que me exijo son muy estrictos, pero de cualquier manera sin duda lo más importante es la experiencia, aunque esta no venga acompañada del resultado esperado. Saludos!!!

  6. Cristina dijo:

    Me ha emocionado Luis
    Enhorabuena por tu trabajo y por la familia que tienes

  7. pili dijo:

    Me ha encantado, espectacular !! De una grandisima calidad. Me siento afortunada de haber compartido con vosotros nuestras primeras experiencias en la naturaleza y me alegra un monton que lo podais seguir haciendo en familia, con mi casi-hermana Marta y vuestros dos tesoros. Un beso.

  8. Sin duda yo mil veces mejor que unas vacaciones de esas en que la comida te la sirven cómodamente en el plato. Felicidades Luís por el precioso trabajo, en el que también intuyo una buena piloto de drones también, por las vivencias y por tener una familia que te siga. Afortunado tú.

  9. Isabel Díez dijo:

    He disfrutado muchísimo viendo el video. Gracias. Un fuerte abrazo. Isabel.

    • vilarino dijo:

      Un millón de gracias por tu comentario Isabel!! Viniendo de una persona con tu visión y sensibilidad, tiene mucho valor para mi. Un fuerte abrazo. Luis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *