Room with a view

 

En Español más abajo

On May 3, 2018, an eruption began on Hawaii’s Big Island that marked a new episode in Kilauea’s history. Magma erupted from twenty-four fissures that flooded an inhabited area of more than 35 km2 with rock. The event was accompanied by seismic movements that reached a magnitude of 6.9 due to the readjustment produced by the drainage of magma from the summit, which left behind a 300m abyss. As a result, more than 700 structures were affected, forcing the evacuation of the area for months. As I flew over this destructive chaos, my attention was drawn to a lonely house that had miraculously been saved from the lava tide. A few meters away, a silent river of glowing rock was flowing, creating a completely new landscape. This surreal and paradoxical scene reminds us that Nature always claims its space and that we humans are only passengers on this ship called Earth. Today the local authorities have built a road through the rock field to give its inhabitants access again.

Behind the shot

Due to the enormous restrictions on access to the area, only the area affected by the eruption could be photographed from the sea or from a helicopter. So I planned the flights weeks in advance, looking for the best available pilot to help me get the best perspectives..

 

Versión en español

El día 3 de Mayo del 2018 dio comienzo una erupción en la Big Island de Hawaii que marcó un nuevo episodio en la historia del Kilauea. El magma brotó de veinticuatro fisuras que anegaron de roca un área habitada de más de 35km2. El acontecimiento fue acompañado de movimientos sísmicos que alcanzaron una magnitud de 6,9 debido al reajuste producido por el drenado de magma desde la cima, que dejó tras de sí un abismo de 300m. Como consecuencia más de 700 estructuras fueron afectadas obligando a evacuar la zona durante meses. Mientras sobrevolaba este caos destructor, me llamó la atención una solitaria casa que se había salvado milagrosamente de la marea de lava. A pocos metros un silencioso río de roca incandescente fluía creando un paisaje completamente nuevo. Esta surrealista y paradójica escena nos recuerda que la Naturaleza siempre reclama su espacio y que los seres humanos solo somos pasajeros en esta nave llamada Tierra. Actualmente las autoridades locales han construido una carretera que atraviesa el campo de roca para dar de nuevo acceso a sus habitantes. 

Realización de la toma

Debido a las enormes restricciones de acceso a la zona, solo se podía fotografiar la zona afectada por la erupción desde el mar o desde un helicóptero. Así que planifiqué los vuelos con semanas de antelación, buscando al mejor piloto disponible que me ayudes a conseguir las mejores perspectivas..

Esta entrada fue publicada en La historia detrás de la imagen, Premios y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *